Policía condenado por robar porque no podía mantener sus dos familias

Fingió un allanamiento en un domicilio. El efectivo dijo sentirse arrepentido 

 

El agente de la Policía de la Provincia de Córdoba, Oscar Ezequiel Nieto (25), fue condenado a cinco años de prisión, luego de ser hallado responsable del delito de “robo calificado”, en perjuicio de una vecina de barrio Smata. Este hombre, junto a un cómplice, redujo a la mujer para apoderarse de un monto de dinero en moneda extranjera y una notebook. El episodio ocurrió en la siesta del 31 de agosto de 2012.

La sentencia fue conocida el pasado viernes en la Cámara Séptima del Crimen, cuya sala unipersonal preside el doctor Carlos Ruiz. Nieto se hizo responsable de la autoría del hecho y dijo que había protagonizado el robo: “porque tengo dos familias que mantener y el sueldo como policía no me alcanzaba”.

Según la acusación, el policía llegó en moto junto a un cómplice hasta un domicilio particular de barrio Smata. Justo en ese momento, llegaba la dueña de la vivienda en su auto, acompañada de su hijo de 7 años. La mujer, se topó con que el agente, que vestía el uniforme, se encontraba casi dentro del garaje, que no tenía portón. Ante esto, se acercó a él para preguntarle qué sucedía, a lo que los delincuentes le respondieron que “debían verificar el lugar en función que habría sujetos en los patios de la casa”.

Fue entonces que la señora les ofreció las llaves para que ingresaran, a lo que le contestaron que era mejor que ella abriera. “Una vez abierta la puerta por la damnificada, habrían ingresado al inmueble en primer lugar el encartado Nieto, siendo seguido por la mujer y por el cómplice de Nieto, quien habría tomado a la víctima por detrás, para luego taparle su boca y nariz, presumiblemente solicitando la ‘entrega de la plata del viaje y los euros’”, según consta en la acusación.

Al notar que se trataba de un asalto, la mujer fue junto al otro imputado hacia el dormitorio, donde le entregó una pequeña caja en la que guardaba dos billetes de 50 euros, 11 billetes de un dólar, y cuatro sobres de papel con monedas de Estados Unidos, Panamá, Bolivia, Chile y Perú. En tanto, el policía tomó una notebook, una cámara de fotos y un bolso.

La mujer intentó correr hacia la vereda, donde había quedado su hijo de 7 años, pero Nieto logró cortarle el paso y la apuntó en la cabeza con un arma. Tras ello, los dos ladrones escaparon del domicilio en moto. Un ciclista que justo pasaba por el lugar, fue clave para su posterior detención.