Fuerte operativo saturación por la inseguridad en Córdoba

Se instalaron 40 controles ayer en toda la jurisdicción. Piden prudencia en la gente para evitar casos de “linchamiento”.

 

Como consecuencia de la reiteración de casos de justicia por mano propia en el resto del país y a modo de prevención, el Gobierno cordobés montó, desde ayer, un fuerte operativo de saturación. Éste se llevó a cabo por vía de controles callejeros, para evitar hechos de inseguridad y marcar presencia territorial. El propio jefe de Policía, Julio Suárez, graficó que ese despliegue era para “evitar que la gente haga la tarea policial”.

La preocupación en la Jefatura de la Policía y El Panal surgió el lunes por la noche, luego que se conociera los episodios de linchamiento en Rosario, que terminó en la muerte de un supuesto ladrón, y en Buenos Aires, tras un fin de semana marcado por violencia urbana en las calles cordobesas.

En los procedimientos realizados sobre puentes de acceso al centro, avenidas principales, calles secundarias, entre otros puntos de la ciudad, se logró incautar hasta anoche 350 motocicletas y cuatro automóviles, además de lograr la detención de quince personas por contravención y otras 4 por delito.

En Córdoba se reconocieron al menos un episodio en  el sector del bulevar Las Heras, aunque hubo otro en barrio Irupé. En el primero los vecinos tomaron a golpes a un motochorro que habría arrebatado varias carteras y mochilas en los últimos días. Según el relato de algunos testigos, mientras los comerciantes lo golpeaban, uno de ellos le colocó una soga al cuello. Mientras, en el bario Irupé, la gente intentó linchar a un ladrón que, al parecer, intentó robarle la mochila a una niña de 13 años que regresaba del colegio. Al observar la situación varios vecinos se acercaron, comenzaron a pegarle y lo retuvieron, “lo iban a matar, pero vino la Policía y no dejó; (…) se merecía que lo maten, la nena quedó con las rodillas golpeadas”, dijo a la prensa una señora que vivía por la zona.

Los conflictos ya están bajo la mirada política: la presidenta de la Nación publicó en su cuenta de twitter: “No hay mejor antídoto contra la violencia que lograr que mucha gente se sienta incluida”. Por su parte, el gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, declaró que  “Nadie debe convertirse en justiciero. Tenemos que invertir en seguridad, para que la gente no tenga que hacer lo que le corresponde a la Policía, como viene sucediendo en los grandes centros urbanos. La gente está cansada de que los `motochorros` hagan lo que quieran. Hay 40 controles en la Capital y vamos a hacer lo posible para sacarles las motos a estos tipos”.