¿Ya lo sabías? Dormir con el celular cerca puede ser nocivo para tu salud

celu

Los especialistas alertan sobre esta práctica, que es una de las más comunes en todos los hogares.

 

El director del Centro de Estudios de Radiocomunicaciones y Compatibilidad Electromagnética del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA), Claudio Muñoz, explicó que el celular en su funcionamiento está periódicamente comunicándose con las radiobases, en particular con la más cercana o bien con la que cuenta con una mejor disponibilidad de atención ante un posible requerimiento de llamada.

Es decir, el celular está constantemente radiando a su entorno ondas electromagnéticas y no solo cuando uno está hablando. Colocar el celular a corta distancia mientras dormimos nos expone a una mayor exposición a las ondas electromagnéticas”, afirmó Muñoz.

Y agregó: “A ciencia cierta, al día de hoy, no podemos afirmar que las ondas electromagnéticas sean responsables de algún tipo de afección, pero el problema es que tampoco podemos negarlo. Hay ciertos estudios que indicarían alguna relación entre las ondas electromagnéticas y ciertas afecciones y otros tantos trabajos que indican lo contrario”.

El alerta se encendió en 2011 cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC) vincularon el uso de los teléfonos móviles con un “posible” riesgo de cáncer cerebral en seres humanos. Pero luego esta versión fue desmentida.

Ante esta incertidumbre, lo mejor es prevenir.

“Es recomendable al momento de ir a dormir apagar el celular o bien si se considera que es necesario dejarlo disponible, por lo que fuera, lo recomendable es dejarlo lo más alejado posible. A un metro o más”, agregó Muñóz. Y otros especialistas coinciden en las siguientes recomendaciones:

  • De ser posible, cursar la llamada a través de un teléfono fijo priorizando este último por sobre el uso del celular.
  • Reducir al mínimo las llamadas con celular, al igual que la extensión de cada llamada a través del mismo.
  • Preferir enviar mensajes de texto (SMS o semejante) a cursar llamadas de voz o bien realizar las llamadas en modo “manos libres”. Con esta metodología al igual que cuando enviamos mensajes, el teléfono lo tenemos alejado de nuestra cabeza. Por el contrario, cada vez que realizamos una llamada en el modo normal de operación, colocamos el celular pegado a la cabeza, en nuestra oreja, estando sometidos a una mayor intensidad de las ondas electromagnéticas.
  • Si la comunicación es larga, cambiar regularmente el teléfono de una oreja a otra.
  • Evitar el uso del celular por parte de las criaturas, inclusive no ofrecerlo para jueguen.
  • Evitar el uso del celular en ambientes con poca señal de recepción porque, al tratar el teléfono de comunicarse con la radiobase, emitirá una señal más potente.
  • No tener el celular encima todo el tiempo; siempre que se pueda alejarlo aunque más no sea unos cuantos centímetros. Por ejemplo, si estamos en una reunión o tomando un café, colocar el teléfono sobre la mesa.
  • No usarlo al manejar, en este caso no solo por una cuestión de exposición a los campos electromagnéticos, sino fundamentalmente por una cuestión de seguridad en el manejo.
Compartir
Melisa Müller

27 años, Comunicadora Social .
Twitter: @Melii_Muller // email: melisa@cordobatimes.com